La Nueva Reforma del Sistema de Formación Profesional para el Empleo

Revista Digital Canarias EmpleaArtículo

Publica: Revista Digital Canarias Emplea – RED CANARIAS EMPLEA

Autores: Manuel González de la Rosa, Francisco Javier García Rodríguez y María del Pilar González de la Rosa


¿Conoces la Nueva Reforma del Sistema de Formación Profesional para el Empleo? (I)

Uno de los objetivos principales de la Revista Digital Canarias Emplea consiste en ayudar a difundir las temáticas que sonde apremiante actualidad en materia de empleo, formación y orientación laboral. Desde esa perspectiva, hemos considerado prioritario contribuir a difundir los principales elementos de interés recogidos en la nueva reforma del Sistema de Formación Profesional para el Empleo en el ámbito laboral que, sin duda, constituye un paso imprescindible orientado hacia el progreso de nuestra sociedad.

El actual contexto económico constituye una oportunidad para el cambio. La Estrategia de Competencias de la OCDE afirma que las competencias se han convertido en la divisa internacional de las economías del siglo XXI.

La reactivación de la economía española y del empleo exigen ahora profundizar en las medidas de activación para el empleo, muy particularmente, en las de la formación profesional para el empleo. En ese sentido, recientemente, ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado (B.O.E) la Ley 30/2015, de 9 de septiembre, por la que se regula el nuevo Sistema de Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral.

En ese sentido, hace aproximadamente 11 meses, ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado (B.O.E) la Ley 30/2015, de 9 de septiembre, por la que se regula el nuevo Sistema de Formación Profesional para el empleo en el ámbito laboral.

Dicha ley tiene por objeto regular, en el marco general del Sistema Nacional de las Cualificaciones y Formación Profesional, la planificación y financiación del sistema de formación profesional para el empleo, la programación y ejecución de las acciones formativas, el control, el seguimiento y el régimen sancionador, así como el sistema de información, la evaluación, la calidad y la gobernanza del sistema.

Este sistema está constituido por el conjunto de iniciativas, programas e instrumentos que tienen como finalidad impulsar y extender entre las empresas y los trabajadores ocupados y desempleados una formación que responda a las necesidades del mercado laboral y esté orientada a la mejora de la empleabilidad de los trabajadores y la competitividad empresarial, conforme a sus fines y principios.

De esa manera, la nueva reforma del sistema tiene entre sus finalidades la de afrontar los cambios que necesita el modelo productivo de España para situarlo en una senda sostenible de crecimiento que permita generar empleos estables y de calidad. La formación profesional para el empleo tiene un papel esencial en la articulación de esos cambios.

Así, para una recuperación sostenida de la economía es necesario:

  • Potenciar el capital humano y su empleabilidad mediante la mejora de sus capacidades y competencias profesionales.
  • Adecuar la oferta y la demanda de cualificaciones, lo que requiere anticiparse a las necesidades demandadas por las empresas y ofrecer a los jóvenes y a la población trabajadora una formación ajustada a esas necesidades.

Es preciso destacar que esta reforma ha sido fruto de un largo proceso de diálogo y participación con los agentes sociales que ha comenzado en el Acuerdo de propuestas para la negociación tripartita orientado a fortalecer el crecimiento económico y el empleo, de 29 de julio de 2014, firmado por el Gobierno y los Interlocutores Sociales (CC.OO., UGT, CEOE, Cepyme).

¿Se han conseguido logros con el modelo de formación profesional vigente hasta antes de entrar en vigor la Nueva Reforma del Sistema de Formación Profesional para el Empleo?

El modelo de formación profesional vigente hasta la entrada en vigor del nuevo sistema, consolidado en España a lo largo de los últimos 20 años, ha permitido:

  • La mejora de la empleabilidad y la cualificación de muchos trabajadores de nuestro país. Así, el número de trabajadores formados ha experimentado un aumento exponencial durante la vigencia del anterior sistema, pasando de menos de 200.000 trabajadores formados en 1992, bajo el primer Acuerdo Tripartito, a más de 4 millones en la actualidad.
  • La difusión y universalización de una cultura de formación, impensable hace tan solo unos pocos años, que ha alcanzado a más de 478.000 empresas participantes en la denominada “formación de demanda” en 2014. Ello supone un aumento vertiginoso en la última década, toda vez que en 2004, sólo 33.000 empresas formaban a sus trabajadores.

Por lo tanto, ha sido un modelo de gestión compartida entre las Administraciones públicas (Administración General del Estado y Comunidades Autónomas) y los interlocutores sociales, que ha permitido avanzar en la mejora de las competencias profesionales de los trabajadores y la competitividad de las empresas españolas.

No obstante, el anterior sistema había puesto de manifiesto determinadas debilidades e ineficiencias que debían abordarse de manera urgente para dar respuesta inmediata y de una manera más eficaz y eficiente a las necesidades formativas de los trabajadores y del sistema productivo.

Comparte esta noticia